Una Visión de las Adicciones desde las Neurociencias

El sábado 15 de noviembre en el Centro de Atención y Rehabilitación Integral CARI, en Barranquilla, Colombia, se realizó la conferencia que lleva el título de esta entrada. Fue organizada por la Asociación Red de Facilitadores Terapéuticos del Caribe y dirigida a Terapeutas, Facilitadores, Docentes, Padres y todas aquellas personas interesadas en comprender y manejar el fenómeno de las adicciones.  Podemos ver el encuentro en el siguiente enlace:

Del minuto 4 al 9 se presentó el vídeo “El cerebro adicto; un vídeo divulgativo de la Universidad de Navarra”, que sirvió de apoyo a la conferencia, verlo abajo en su totalidad.

Arriba, vídeo institucional “El cerebro adicto; un vídeo divulgativo de la Universidad de Navarra”, que se utilizó como apoyo a la conferencia.  Agradecimientos a la Universidad de Navarra.

Cuando se está frente a un consumidor de sustancias psicoactivas (SPA) o cualquier persona con manifestaciones adictivas que esté pensando en la posibilidad de cambiar, hay una pregunta fundamental que el facilitador o terapeuta se debe hacer: «¿Qué puedo hacer para lograr que este ser humano haga algo constructivo por sí y para sí mismo?”. Las Neurociencias nos permiten ampliar la visión del fenómeno de las adicciones, logrando una mejor comprensión para su abordaje.

En las diapositivas se utilizó la anterior imagen excelentemente lograda, extraida de la página web «Desarrollo Personal – Coaching para el Desarrollo Humano».  Ver: http://poderpersonalmexico.com/wp-content/uploads/2012/07/RedNeuronal-1024×768.jpgDiapositiva4Arriba, imagen que pretende mostrar la intrincada red de células y su interacción, el cableado interneuronal, que conforma los tejidos del Sistema Nervioso, cuya función le permite al organismo recibir la información del medio ambiente y procesarla, controlando y coordinando a la vez los distintos órganos y sistemas para interactuar con el medio de manera rápida y eficaz, permitiéndose adaptarse al mismo.  En la imagen abajo, esquema a la derecha de una célula nerviosa o neurona con sus distintas partes; y a la izquierda el espacio sináptico, sitio de encuentro entre neuronas a través de una terminación del axón de la una con la dendrita de la otra, espacio donde sucede la Sinapsis, el maravilloso encuentro bioquímico entre neurotransmisores provenientes del axón de la célula emisora del impulso y los receptores específicos anclados en la dendrita de la neurona recipiente.

Diapositiva6 Diapositiva7En las imágenes arriba, se muestra como la adaptación de las diferentes especies permitió la evolución de sus sistemas nerviosos y sus maneras de interrelacionarse; como, de los reptiles que vienen y se adaptan solos al mundo, se llegó a los mamíferos que conforman estructuras sociales y aumentan los tiempos de cuidado con sus crías, hasta llegar al ser humano que es la única especie que transforma el medio ambiente, crea estructuras sociales más complejas y aumenta los tiempos de cuidado de sus progenies.  Todo este proceso llevó a Paul MacLean a desarrollar el modelo de cerebro Trino, donde nuestro cerebro reptil se encarga de las respuestas primarias de supervivencia: los instintos, los automatismos y la satisfacción de necesidades básicas; el cerebro mamífero se encarga del manejo de relaciones a través de las emociones en el sistema límbico, es aquí donde actúan las SPA; por último, el cerebro humano, la corteza cerebral, quien se encarga de las funciones superiores, permitiéndole inhibir impulsos de los 2 cerebros anteriores, planificar y tomar decisiones maduras o sabias.  Cabe resaltar aquí que el proceso hacía la adicción se entendería como un freno a la evolución propia del individuo, en el sentido que magnifica el sentido del placer que se genera en el sistema límbico e impide el desarrollo de la corteza cerebral que tiene que ver con la madurez, adaptabilidad y plenitud en el adulto; la ruta a la adicción como un proceso involutivo.

Diapositiva8 Diapositiva9 Diapositiva10El sistema mesolímbicocortical dopaminérgico o circuito de la recompensa o del reforzamiento es el que le permite a un ser humano buscar o ejecutar conductas específicas, asociadas naturalmente a la supervivencia, mediadas por las sensaciones placenteras que provoca la percepción de reforzadores o estímulos que refuerzan dichas conductas (comida, bebida, relaciones sexuales, interacción social, etc.), cuyo transmisor es la dopamina.  Así, las SPA tienen su gran poder reforzador al actuar sobre este sistema, llevando a sus consumidores a buscar y autoadministrarse estas sustancias que les produce en sus inicios efectos muy placenteros.  En la diapositiva abajo, señalamos cómo un reforzador+ lleva a un ciclo repetitivo, que si es natural asegura la supervivencia, pero que si es artificial, como el consumo de SPA u otras adicciones, empieza como algo placentero e impactante, pudiendo convertirse después en enredo vital para quien lo vive.

Diapositiva11 Diapositiva12El reforzamiento inicial placentero del consumo de sustancias psicoactivas (SPA) y otros comportamientos repetitivos como el juego, el poder, la suplantación de la identidad en las redes sociales, etc., sigue un proceso que puede llevar a la compulsión.  Compulsión como deseo incontrolable de buscar y consumir y por otro lado la necesidad de no poder detenerse cuando se consume; a esto se llega a través de las 3 fases arriba señaladas: Uso > Abuso > Adicción-Dependencia.  Desde las neurociencias se explica esta ruta a la adicción como un proceso de aprendizaje que deja huellas difíciles de desaprender, donde se aumenta el reforzamiento hacía la búsqueda de la conducta adictiva y se disminuye hacía los reforzadores naturales, perdiendo poco a poco el interés hacía la vida misma, acercándose a la compulsión que es la adicción-dependencia.  Y lo hace alterando los encuentros sinápticos, la neuroplasticidad, los sistemas naturales de recompensa; al igual que los de motivación, aprendizaje y memoria; restringiendo el acceso a la inhibición de impulsos, a la toma de decisiones y a la autoconciencia, procesos que se comandan en el lóbulo frontal de la corteza cerebral, el cerebro propiamente humano o el neomamífero del que hablaba MacLean; dando prioridad a los comportamientos automáticos e impulsivos que se gestan en los cerebros reptil y mamífero.  Todo este proceso real involutivo percibido ilusoriamente como realidad gozosa y a veces hasta trascendental, persiste en quien consume, comprometiendo sus dimensiones biológica y psicológica, hasta afectar su dimensión social; no solo se hace daño a sí mismo, sino que puede terminar haciéndoselo a los demás.

Diapositiva13El Adolescente como una persona en tránsito de la niñez a la adultez, que está buscando su autonomía y abandonando su dependencia.  Esta etapa se caracteriza por el cuestionamiento de sus referencias anteriores, aparición de cierto grado de rebeldía y ampliación de su catálogo de modelos de identificación; sus pares adquieren una importancia vital hasta el punto de hacerse necesaria la pertenencia a un grupo de ellos.  La corteza cerebral inicia su proceso de maduración con el arranque del aprendizaje abstracto, que le permitirá asumir posiciones autónomas partiendo de la diversidad que encuentre a su alrededor; la cual seguirá completándose a lo largo de toda su vida, pero se considera que en condiciones normales se consolidará hasta los 25 o 30 años.  Dadas las anteriores condiciones, los Adolescentes se constituyen quizá en la población con más alto factor de riesgo en el consumo de SPA: no tienen la suficiente capacidad consciente para decidir iniciar un consumo por sí mismos y mucho menos para disponer acerca de sus asuntos existenciales si se está consumiendo; además, se encuentran vulnerables a las presiones de un medio altamente tecnificado que promueve el sentido del placer y las aparentes ilusiones de poder a través de soluciones fáciles e inmediatas.  Como herramienta preventiva con adolescentes es clave mostrar la realidad del posible estancamiento cognitivo y emocional de quien decide consumir SPA, que con el tiempo se convierten en adultos físicos, pero en el fondo son niños o adolescentes emocionales.  Con los adolescentes la prevención ha de apuntar a evitar o retrasar la edad de inicio en el consumo.

Diapositiva14La ingesta de alcohol se convierte en alto factor de riesgo al servir de puente hacía la utilización de otras drogas y continuar la escalada de sustancias blandas a otras más fuertes.

Diapositiva15Hay factores de riesgo a los comportamientos adictivos asociados al individuo, al entorno y a las SPA; la Prevención apunta a disminuir la vulnerabilidad en el individuo para que pueda afrontar sanamente el medio ambiente y las sustancias psicoactivas.

Bibliografía:

Universidad de Navarra. (2012). El cerebro adicto, un vídeo divulgativo de la Universidad de Navarra. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=uLJVlNdluDw

Sociedad Española de Toxicomanías. (2011). Neurociencia y Adicción.

Pérez J. (2006). Tratado SET de Trastornos Adictivos.

Pérez A. (2002). El Libro de las Drogas, Manual para la Familia. Presidencia de la República de Colombia

Narcotics Anonymous Word Service. (1991-2010). Narcóticos Anónimos. Recuperado de http://barcna.com/wp-content/uploads/2014/10/Texto-Basico-Sexta-Edicion.pdf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s