La Vida, el mejor regalo

El mejor regalo es despertar y sentir que pertenecemos a la Vida, que estamos anclados en ella, que estamos vivos.

Pertenecer a la Vida se constituye en nuestra más grande herencia, nuestro mejor derecho y nuestro mayor sentido de pertenencia.  Muy por encima de pertenecer a una familia, a un grupo o a una comunidad.

Pertenecer a la Vida es tener la certeza de ser parido por ella.  Más que hijos de padres, somos hijos de la Vida, esta se vale de los padres.  Los padres reptiles sólo procrean y transmiten la información genética para que los hijos solos y por sí mismos sean acogidos por la Vida y aprendan a afrontar sus diversidades.  Los padres mamíferos, como nosotros los humanos, nos permitimos más tiempo con nuestros hijos, permitiéndoles la consolidación de su aprendizaje social como herramienta fundamental evolutiva, que se complementa con el aprendizaje genético procurando proyecciones más organizadas y de mayor alcance.

Amanecer vivos es proyectarnos con la posibilidad de soñar, reír, bailar, cantar, jugar, besar, amar y hacer lo que se nos venga en gana, siempre y cuando comprendamos y tengamos presente no perjudicar a otros ni a nosotros mismos y mucho menos a nuestra madre, la Vida misma.

Pertenecer a la Vida es aceptar la totalidad, entendiendo que está tiene momentos agradables y desagradables.  Aceptar la Vida es aprender a convivir con lo desagradable, aceptándolo como parte de nuestra experiencia, entendiendo que vivirlo nos permite nuevos y diversos aprendizajes, que aceptados nos dan una visión diferente y diversa que transforma nuestro sentido existencial, permitiéndonos transformar la valoración de lo desagradable.

Emergencia

El gran milagro de la Vida radica en su emergencia.  El surgimiento de lo simple a múltiples diversidades más y más complejas.  Diversidades que se relacionan, se entrelazan y se vinculan enriqueciéndose y permitiéndose entre sí la creación de nuevas formas que se transforman, evolucionan, se mantienen en inercia e involucionan, conformando así el gran concierto universal.

Así como en la Vida afuera tiene todas esas características emergentes, también sucede lo mismo en nuestra Vida dentro, y sólo nosotros somos responsables de permitir su evolución, involución o inercia.  Si bien es cierto que las condiciones medio ambientales inciden en nuestro estados interiores, también lo es la capacidad resiliente que poseemos de afrontar situaciones adversas, aprender de las mismas y erigirnos como humanos que ganamos en dignidad, amor propio y crecimiento personal dispuestos al afrontamiento de mayores retos.

Cada quien tiene su propia filosofía de vivir, su manera de anclarse y adaptarse a la Vida y dar una dirección a su existencia.  Nuestros actos, pensamientos y sentimientos, de una u otra forma están permeados por esa filosofía particular en proceso de evolución continua.  Por ser un proceso evolutivo, tiene que ver con el crecimiento y el aprendizaje.

La Vida, por ser multidimensional, sistémica y compleja, implica que los aprendizajes están sujetos al ensayo – error.  Si nuestros actos en la interacción dan el resultado esperado, todo bien; pero si erramos, querer aprender nos lleva a volver a ensayar, en un continuo ensayo – error – ensayo – error hasta dar en el blanco.  La gran oportunidad del aprendizaje en la equivocación radica en que fortalece nuestro sentido existencial, preparándonos a través de esfuerzos autónomos y conscientes para existencias más adaptativas.

Así funciona la Vida, así ha permitido que los organismos evolucionen a través de su permanente interrelación e interdependencia consigo mismo, con otras filosofías de vida y con sus diversos contextos.  De ese aprendizaje existencial surge el poder y la fuerza interior que nos lleva a sobrevivir, a anclarnos a la Vida y aspirar a formas más elevadas de existencia.

Más que seres de carne y hueso, somos energía, fuerza y poder interior que movilizamos nuestros organismos en el gran escenario de la Vida tras la búsqueda de múltiples propósitos guiados por nuestro sentido existencial.

18 comentarios sobre “La Vida, el mejor regalo

  1. Es cierto somos ante todo esa energía interna que nos permite afrontar todo lo que se nos presenta. Es allí donde el ensayo error se ejercita a su maximo esplendor y el aprendizaje nos cuesta; pero, es el ser resiliente lo que nos da la valentía para levantarnos cada día y volver a empezar. Gracias Francisco por recordarnos la importancia de analizar el concepto vida.

  2. Me encantó eso de que somos energía, fuerza y poder interior, en busca de nuestra sentido existencial, atravesando por todo.
    Excelente artículo Francisco👌🏻

  3. Excelente Francisco…así es, estamos en un constante aprendizaje, hasta los días mas difíciles nos dan enseñanzas, lo importante es reconocerlas. Saludos.

  4. Qué buen artículo! Invita a la reflexión y la apreciación de la vida. A veces no es necesario entender todas las reglas del juego sino jugar por el simple placer de jugar, y aprender mientras jugamos. De eso se trata la vida !

      1. Releí tu artículo,conlleva a la reflexión.El tema de la vida casi siempre nos surge cuando se le ha ido a otras personas,especialmente a nuestros seres queridos o cuando nos hemos visto en situaciones difíciles de salud,allí surge valorarla,respetarla y como bien planteas,sin hacernos daño ni hacerle daño a nadie.
        Sin embargo,la vida es agridulce,pero hacer uso de la resiliencia nos ayuda a seguir disfrutando sanamente de sus bondades.
        Gracias por regalarnos tan buen artículo.Saludos y abrazos.

      2. Gracias a ti Diana. Estar inmersos en la gran esfera de la Vida es estar sujetos a las diversas transformaciones que se suceden dentro de ella. Estar despiertos implica estar conscientes de sus sucesos. En ocasiones la misma Vida nos despierta cuando nos confronta, cuando percibimos algo que no esperábamos o de repente chocamos con algo que nos lleva a replantear nuestro sentido existencial. De esas confrontaciones o del surgimiento de situaciones críticas surge la resiliencia como energía, fuerza y poder interior que nos lleva a adaptarnos de maneras más elevadas.

  5. Francisco hola, excelente escrito!! Gracias por permitirnos reflexionar en torno a la vida. Siempre estaré agradecida por tu apoyo. Un saludo muy especial

Responder a Laura ariza Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s